Home

Wikileaks revela preocupación de Estados Unidos por la relación de Televisa-Peña Nieto en el año 2009

Cables de los Estados Unidos apoyan a The Guardian, afirman que en las elecciones presidenciales de México, el favorito ha estado pagando por la cobertura favorable en televisión

Jo Tuckman in Mexico City, guardian.co.uk, Mon 11 Jun 2012 19.50 BST

Los diplomáticos estadounidenses expresaron su preocupación de que el favorito en las elecciones presidenciales de México, Enrique Peña Nieto,  pagara por la cobertura televisiva favorable de fecha tan lejana como 2009, según cables del Departamento de Estado publicados por WikiLeaks.
Las denuncias de que la cobertura de la red nacional de televisión principal tenga parcialidad en favor de Peña Nieto, han desencadenado una ola de manifestaciones estudiantiles en el período previo a las elecciones del 1 de julio. Las afirmaciones se apoyan en documentos vistos por The Guardian, que implican también otros políticos en la compra de cobertura de noticias y entretenimiento.
Un cable, escrito poco después de que funcionarios de la embajada de Estados Unidos fueron llevados en una gira por el Estado de México, cuando era gobernador Peña Nieto, dice: “Es un hecho ampliamente aceptado, por ejemplo, que el monopolio de la televisión Televisa respalda al gobernador y le proporciona una extraordinaria cantidad de tiempo de emisión y otros tipos de cobertura”. El documento, que data de septiembre de 2009, se tituló: “Una mirada al estado de México, al estilo Potemkin”.
Otro cable desde el inicio de ese mismo año hace hincapié, que el entonces gobernador Peña Nieto le estaba dando  importancia a asegurar convincentes victorias electorales del Partido Revolucionario Institucional en su estado en las próximas elecciones de verano de medio término del Congreso.
Peña Nieto, dice el cable, “ha puesto en marcha importantes proyectos de obras públicas en las zonas seleccionadas por los votos, y los analistas y los dirigentes priistas por igual han expresado en repetidas ocasiones a los funcionarios políticos de Estados Unidos  su creencia de que él está pagando a los medios de comunicación para tener cobertura de noticias favorables, así como potencialmente la financiación de los encuestadores para influir en los resultados de la encuesta”.
Los cables filtrados de la embajada de EE.UU. en México contienen las frecuentes menciones del poder que Televisa, y la otra red comercial principal, TV Azteca, ejercen sobre la elite política del país. Las dos redes  controlan el 90% de los canales gratuitos y  ampliamente se  percibe que son hacedores de reyes políticos.
Esto es particularmente claro en los cables que se ocupan de una nueva ley de comunicación que privilegiaban los intereses establecidos y fue aprobado por la legislatura en el centro de la campaña electoral de 2006.
Un cable fechado en febrero de 2006, poco después de que el proyecto de ley fue aprobado, dice que  la Cámara de Diputados en tan sólo siete minutos, aprobó sin debate, y antes de que hubiera sido votada en la Cámara de Diputados.
“Con la temporada de campaña en plena marcha, parece que nadie quiere molestar a Televisa o Azteca (que también tiene mucho que ganar mucho más de la cuenta) por temor a perder la principal publicidad a buen precio.”
Las conjeturas de cable que es “dudoso que cualquier otro senador va a querer arriesgar sus carreras políticas en el futuro por el balanceo de la embarcación en un momento en que todos los partidos están decidiendo su futuro político”. Asimismo, el diplomático no identificado, quien escribió el cable supone no había casi ninguna posibilidad de que el entonces presidente, Vicente Fox, vetaría la ley “y el riesgo de alinear a Televisa”.
Algunos legisladores adoptaron una postura después de que el proyecto de ley fue aprobado y un desafío legal fue montado, finalmente en la Corte Suprema de Justicia, donde las partes más polémicas fueron declaradas inconstitucionales.
En lo que parecía ser una forma de venganza por la elite política, la recién elegida asamblea legislativa aprobó una reforma electoral en 2007 que prohibió la propaganda política pagada durante los períodos electorales que también restringía a ellos.
Esto, sin embargo, no estaba cumpliendo con su objetivo de liberar a la política de la presión de los medios de comunicación, de acuerdo con un cable de Wikileaks fechado en junio de 2009.
“En cualquier caso, los partidos y candidatos le están sacando la vuelta a las restricciones”, dice el cable. “Los periodistas y sus jefes han tenido más o menos libertad para dedicarse a la larga tradición electoral mexicana de vender impresión favorable y la cobertura de difusión a los candidatos y partidos”.

Comparte este articulo, haz click en los enlaces de Facebook y Twitter

<a href=”https://twitter.com/share&#8221; class=”twitter-share-button” data-count=”none” data-via=”luigymaster1″>Tweet</a><script type=”text/javascript” src=”//platform.twitter.com/widgets.js”></script>

 

Traducción del artículo completo que apareció en el periódico Ingles The Guardian el 11 de Junio del 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s